Emblema Rx.

Emblema Rx.
 - Clic ↑↑ abre Index, Utilidades, otros...

Translate

HASTA EXORCISTAS EXCLUYEN EL PADRE NUESTRO

Constantemente aumentan las personas que caen en posesión diabólica, declara el psiquiatra Valter Cascioli, portavoz de la Asociación Internacional de Exorcistas.

Por tanto, la lucha contra el maligno es una emergencia cada vez mayor, afirma el experto.
* * * * * * *
Por su parte, el padre Francesco Bamonte,  exorcista de la Diócesis de Roma, y Presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas; declara que :

Las armas más poderosas contra el Diablo son: meditar la palabra de Dios, rezar el Rosario, practicar la confesión, y asistir a misa.

Claramente y como es su acostumbre, la Iglesia Católica excluye el Padre Nuestro, que es la oración que Dios Hijo nos da.
Esta sorprendente e inexplicable exclusión del Padre Nuestro, está en evidente conflicto con la enseñanza cristiana fundamental.
* * * * * * *

PODER DIVINO QUE DIOS HIJO, CRISTO, LE CONFIERE

Pero sobre todo, el auge diabólico es porque (comenzando con el clero) los cristianos rechazamos la oración Padre Nuestro.

Por eso la maestra de doctrina (hace 70 años) nos repetía que el Padre Nuestro de inmediato aleja a los demonios porque tiene el Poder Divino que Dios Hijo, Cristo, le confiere.

Y que nuestra capacidad para recibir sus enormes beneficios, aumenta según nuestra devoción y la repetición del Padre Nuestro.

Para Salvar a la Humanidad Son Indispensables 50 Justos

No hay ninguna solución terrenal para los crecientes males que abaten a la humanidad. Ya únicamente puede salvarnos una solución celestial.

¿Cómo recibirla?
El requisito es el mismo que Jehová pidió para salvar a Gomorra:  que haya 50 justos.

Posteriormente, la humanidad volvió a extraviarse y cuando otra vez estaba perdida;  el propio Dios Hijo, Cristo, 
vino a quitar el pecado del mundo con Su Sangre Purificadora. Y nos dejó el Cristianismo.

Y ahora, 2 mil años después, estamos mucho peor que cuando Él vino. Otra vez estamos perdidos como consecuencia de nuestros errores, por muchos caminos vamos al exterminio, y otra vez son indispensables 50 justos, para salvar a la Humanidad.

 ¿Cómo lograrlo?
Ser justo consiste en VIVIR EL CRISTIANISMO; y vivir el cristianismo consiste en Amar a Dios y al Prójimo. Para después, y sólo hasta después, orar. Porque: La fe sin obras es fe muerta. Santiago 2-17.
 * * *

Lucas 11.
1 Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.
2 Y Jesús les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad. . .
 * * *

Es el mismo Dios Hijo, Cristo; Quién nos enseña QUÉ orar. Nos da el Padre Nuestro, que absolutamente tiene el Poder Divino que Él le concede.

Pero trágicamente los cristianos ofendemos Su Enseñanza porque excluimos la oración Padre Nuestro; y porque preferimos el centenar de las que hay en nuestros "libros de oraciones milagrosas" y nuestros "manuales de oraciones para toda ocasión".

Suprema Fórmula Cristiana

De manera implacable el Mal aniquila a la Humanidad, con sus diabólicos ataques al Cristianismo.

Pero la Humanidad aún no está perdida, porque tenemos la Suprema Fórmula Cristiana para vencer lo maligno.


Aunque la influencia diabólica es mucho más terrible y abunda más, de lo que parece.
Por supuesto hay formas de evitarla; como la formación de una aura espiritual protectora, y rechazarla mediante nuestra voluntad.
Pero, ni todas estas juntas pueden compararse jamás, con el Poder Divino de la oración Padre Nuestro.

para demostrarlo no hay necesidad de mucha explicación. Simplemente, si es Dios Hijo quien nos da tal oración; nadie puede darnos una mejor, y tampoco es posible mejorarla.
Porque el 
Padre Nuestro tiene el Poder Divino que Cristo le transmite.
Este Poder que procede de Dios Hijo es ilimitado; y lo recibimos de acuerdo a nuestra capacidad de recibirlo.
Capacidad que se incrementa con la repetición sincera y devota.
* * * * * * *

El Padre Nuestro es una Gran Fórmula conformada por 7 Fórmulas Espirituales qué, como las de matemáticas, no debemos alterar.

Por ejemplo:
"Padre Nuestro que estás en el Cielo", es la  invocación a Nuestro Padre en el Trono de la Gracia,  que de inmediato nos eleva hasta allí, a lo Alto.

Pero si la "mejoramos" y la cambiamos a "Padre Nuestro que estás en el cielo, en la tierra y en todo lugar"; entonces ya es como no haber dicho nada.

Además, a muchos no les agrada y les parece muy poco; por ejemplo, pedir sólo el alimento de cada día.
 Pero ésta es la fórmula para beneficio de nuestro cuerpo Físico.
Así como también contiene fórmulas para beneficio de nuestras partes Vital, Emocional y Mental; que nos elevan y fortalecen espiritualmente.
* * * * * * * 

Mateo 6,9 - Cuando oréis, orad así: 
   (Versión anterior y más fiel)   

Padre Nuestro que estás en el Cielo;
santificado sea Tu Nombre;
venga a nosotros Tu Reino;
hágase Tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo.

El pan nuestro de cada día dánoslo hoy.
Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del Mal.

Amén.


Nuestro mundo se hunde en las Tinieblas.
Las fuerzas del Mal cierran filas contra la Iglesia Cristiana de manera tal, que humanamente hablando la sobrevivencia del Cristianismo está en grave peligro.

    
http://mitrf.blogspot.com/p/por-john-vennari-los-documentos-de-la.html      

         

"Ciencia no contradice la existencia de Dios"

La ciencia no contradice la existencia de Dios,  sostiene el Dr. Amir Aczel  y explica que los argumentos en contra de Dios por parte de los ateos, tienen “fallas en su razonamiento básico”.
En su reciente libro: ¿Por qué la ciencia no refuta a Dios?  [Why Science Does Not Disprove God], afirma que “científicos y pensadores de renombre, entre ellos Richard Dawkins, Christopher Hitchens, y Lawrence Krauss, con vehemencia argumentan que los avances en la ciencia moderna refutan la existencia de Dios, y debe aceptarse que la creación del Universo surgió de la nada; que la religión es la encarnación del mal, también que la evolución explica por completo la impresionante complejidad de la vida, y mucho más”.
Para Aczel, también autor de libros sobre filosofía, todo científico honesto “deja abierta la fuerte probabilidad de que hay un Creador. “El autor afirma que el ateísmo a menudo utiliza la ciencia como “arma para debates culturales”.
Pero él usa sus conocimientos de la filosofía y las matemáticas para refutar los números utilizados para defender tales teorías; y presenta argumentos que evitan los modernos pensadores ateos.
Su libro incluye entrevistas con once personas galardonadas con el Premio Nobel, con muchos biólogos, psicólogos, físicos y antropólogos; también con teólogos y líderes religiosos.
 Acze, no solo defiende el cristianismo, sino que aborda varias referencias a Dios hechas por los científicos famosos, como Einstein, que era judío.
(Dijo Einstein: "La ciencia sin religión está coja, y la religión sin ciencia está ciega").

Si bien, el matemático afirma que su interés es ayudar a armonizar la ciencia y la religión, su libro es recomendado por varios expertos en el campo científico, y recibió elogios por parte del Washington Post, por contribuir al diálogo sobre la ciencia y la religión.
 Aun así, Aczel, ha sido duramente atacado por las asociaciones ateas. Sus críticos afirman que Aczel “tergiversa el funcionamiento básico del método científico” y trata de utilizar su influencia para confundir a quienes buscan el conocimiento, la comprensión, la educación, la tolerancia y el amor” en un mundo sin Dios.
 * * *
El Dr. Amir Aczel, es un matemático de renombre y doctor en estadística de la Universidad de Oregon.  También es profesor visitante en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Boston. Además escribe artículos para la revista Discover, y los periódicos The New York Times y The Wall Street Journal.

Hallazgo sobre el Big Bang ¿prueba que Dios existe?


(CNN) - El sorprendente descubrimiento, anunciado esta semana, de ondas en el tejido del espacio-tiempo sacude al mundo de la ciencia, y al mundo de la religión.
Es presentado como evidencia de la inflación (una expansión del universo más rápida que la velocidad de la luz); el nuevo descubrimiento de rastros de ondas gravitacionales afirma los conceptos cientificos en el campo de la cosmología, la relatividad general y la física de partículas.
El nuevo descubrimiento también tiene implicaciones significativas para la cosmovisión de los judeo-cristianos, y ofrece un fuerte respaldo para las creencias bíblicas.
Ésta es la razón:
La teoría prevalente de los orígenes cósmicos antes de la teoría del Big Bang era la del "Estado sostenido", la cual afirmaba que el universo siempre había existido, sin un comienzo que necesitara una causa.
Sin embargo, esta nueva evidencia fuertemente sugiere que hubo un comienzo para nuestro universo.
Si el universo de hecho tuvo un comienzo, por la simple lógica de causa y efecto, tuvo que haber un agente -separado e independiente del efecto- que lo causara.
Esto me recuerda mucho a Génesis 1:1: “En el principio Dios creó los cielos y la Tierra".
Entonces, este último descubrimiento es una buena noticia para nosotros los creyentes, ya que agrega un apoyo científico a la idea de que el universo fue causado -o creado- por algo o alguien fuera de él y que no dependía del mismo.
El astrónomo ateo que se convirtió en agnóstico, Fred Hoyle, quien acuñó el famoso término "Big Bang", hizo esta famosa declaración: "Una interpretación con sentido común de los hechos sugiere que un superintelecto jugueteó con la física".
Como Hoyle lo vio, el Big Bang no fue una explosión caótica, sino más bien un evento altamente ordenado, uno que no pudo haber ocurrido por casualidad.
También debemos recordar que Dios se revela a sí mismo tanto a través de la escritura, como de la creación. El reto está en ver cómo se acoplan estos dos aspectos. Una mejor comprensión de cada uno puede informar nuestra comprensión del otro.
No solo se trata de abrir la Biblia y leer cualquier cosa que encontremos allí desde la perspectiva estadounidense del siglo XXI. Tenemos que estudiar el contexto, la cultura, el género, al autor y a la audiencia original para entender la intención.
El mensaje de la creación en Génesis nos dice que Dios creó un lugar especial para que los humanos vivieran, prosperaran y estuvieran en comunión con Él, que Dios quiere tener una relación con nosotros, y prepara todo para que estemos en comunión con Él, incluso después de que nos alejamos.
Entonces, sabemos que Génesis nunca tuvo la intención de ser un manual científico detallado, en el que se describe cómo Dios creó el universo. El mensaje que imparte es teológico, no científico.
(Imagina qué tan confusos serían los mensajes acerca de las ondas gravitacionales y la materia oscura para los antiguos lectores hebreos).
Como científica y creyente moderna, cuando veo el cielo estrellado en una noche despejada, recuerdo que “los cielos cuentan la gloria de Dios" (Salmo 19:1). Me siento maravillada ante la complejidad del mundo físico, y cómo todas las piezas encajan a la perfección y se encuentran en armonía.
En el libro de Jeremías, en el Antiguo Testamento, el escritor nos cuenta que Dios "estableció su pacto con el día y la noche y con las leyes del cielo y de la tierra".
Estas leyes físicas establecidas por Dios para gobernar las interacciones entre la materia y la energía resultan en un universo afinado con precisión que proporciona las condiciones ideales para que se desarrolle la vida en nuestro planeta.
Cuando observamos la complejidad del cosmos, desde las partículas subatómicas hasta la materia y la energía oscura, rápidamente concluimos que debe haber una explicación más satisfactoria que una simple casualidad. Si se practica adecuadamente, la ciencia puede ser un acto de adoración al ver a Dios revelarse a sí mismo en la naturaleza.
Si Dios verdaderamente es el creador, entonces Él se revelará a través de lo que ha creado, y la ciencia es una herramienta que podemos usar para descubrir esas maravillas.
 - - -
Por Leslie A. Wickman, para CNN. Es directora del Centro para la Investigación de la Ciencia en Azusa Pacific University. También se desempeñó como ingeniera en Lockheed Martin Missile & Space, donde trabajó en el telescopio espacial Hubble de la NASA, y en los programas de la Estación Espacial Internacional.

Más leídas

Buscar en este blog

Cargando...