Emblema Rx.

Emblema Rx.
Índice, Otros

Translate

¿Exorcismo Magno, o Rito Pagano?

¿Qué ídolo es?


Absolutamente, el Poder Divino que Cristo confiere a la oración Padre Nuestro, rechaza de inmediato a los demonios.
Esto nos enseñó la joven maestra de Doctrina cuando nos preparaba para la Primera Comunión, hace 70 años.

Y con el tiempo aprendimos que la repetición devota del Padre Nuestro, oración creada por Dios Hijo, Cristo; también nos libra de otros males y nos trae bendiciones.

Pero trágicamente todos los exorcistas rechazan la Enseñanza y el Poder de Dios Hijo, Cristo; ya que nunca, es decir jamás, y ni siquiera por equivocación, toman en cuenta la oración Padre Nuestro.


Este evidente y fatal extravío del clero, claramente se muestra en la ceremonia  Magno Exorcismo,    que por cierto parece que es un rito pagano; por no decir que es una comedia ideada para producir hilaridad a los demonios.



El P. José Antonio Fortea, quien elaboró el rito Exorcismo Magno, explica que el exorcismo practicado en México, es el primero que realizan para expulsar los demonios de todo un país. "Este ritual, bello y lleno de ceremonias, nunca había tenido lugar en ningún lugar del mundo".
"Pero esto no cambia de manera inmediata la difícil condición que se vive México. Sería un error creer que por realizarle un gran exorcismo a toda la nación, inmediatamente todo cambiará".
* * * * * * *
Los mismos exorcistas explican que debe repetirse durante muchos años. Igual que a personas poseídas por demonios, se les debe realizar "tratamientos" durante muchos años, o toda la vida.

Mientras que la solución que sí, aleja de inmediato a los demonios, es la que enseñaba nuestra joven maestra de Doctrina.

P. Gabriele Amorth
P. Francesco Bamonte
  
Entonces qué preferir,
 ¿Lo que dicen los Exorcistas del Mundo Unidos?
 o ¿Lo que enseñaba la Maestra de Doctrina?

Cómo encontrar el Santo Grial

El joven y ambicioso caballero Sir Launfal, cubierto con lujosos vestidos y su brillante armadura, parte de su castillo para ir en búsqueda del Santo Grial.

En su estandarte lleva la cruz, símbolo de la benignidad y ternura de nuestro Salvador, el amoroso y humilde Cristo-Jesús. Pero su corazón está rebosante de orgullo y desdén para el pobre y necesitado.

Pronto se encuentra con un leproso, al que desdeñosamente le lanza una moneda de oro, como quien le tira un hueso a un perro hambriento...

"El leproso no alza el oro del polvo,  y dice:
 Mejor para mí es el pan del pobre; y
 Mejor es la bendición de éste,
 Aunque deba retirarme de su puerta con las manos vacías.
No son verdaderas dádivas las que sólo pueden tomarse con la mano.
Porque es inútil el oro despreciable de aquel que da, sólo porque le parece obligación hacerlo.
 Pero aquel que da desde su pobreza, y para alguien que no está al alcance de su vista,
 -Ese Hilo de Belleza, sostenedor universal, que todo lo penetra y une,
 - La mano no puede abarcar toda su dádiva,
 El corazón ansioso extiende sus brazos,
 Porque Dios acompaña y provee al alma, que perece en la oscuridad".

A su regreso, Sir Launfal encuentra que otro está en posesión de su castillo; así que se dirige a la puerta de salida...

"Ya viejo y doblegado, gastado y débil,
Vuelve de su búsqueda del Santo Grial;
Poco caso hace a la pérdida de su señorío;
En su capa ya no luce la cruz,
Pero en lo profundo de su corazón lleva el signo,
La divisa del pobre y del que sufre".

Entonces, nuevamente encuentra al leproso, quien nuevamente le pide una limosna. Pero esta vez el caballero responde de diferente manera...

Y Sir Launfal le dice: "veo en ti
La imagen de Aquel que murió en el madero;
Tú también tienes tu corona de espinas,
Tu también sufres los escarnios y los desprecios del mundo,
Y en tu vida no faltan
Las heridas en las manos, en los pies, y en el costado.

¡Hijo de la clemente María, reconóceme.
Mira, por Él te doy a ti!"

Observa al leproso; porque sus ojos le traen recuerdos; y le reconoce, y...

 "El corazón se le hace ceniza y polvo;
Parte en dos, su única hogaza de pan,
Rompe el hielo a la orilla del arroyo,
Y le da de comer y beber al leproso.

De pronto, una transformación se opera...

"El leproso ya no está triste a su lado, sino que
Glorioso permanece ante él,
Y una Voz aún más dulce que el silencio le dice:
"¡Mira, soy yo, no temas!

En muchas tierras gastaste tu vida sin provecho,
Buscando el Santo Grial;
¡Mira, aquí está!
- Es la taza que acabas
De llenar en el arroyo para mí;
La hogaza de pan es mi cuerpo partido para ti,
Esta agua es la sangre que por ti derramé en el madero;

La Sagrada Cena se efectúa ciertamente,
En cualquier lugar, cuando aliviamos el hambre y el sufrimiento de otro.

Pues la dádiva sin el dador es estéril;
Quien da su mismo ser, alimenta a tres con su dádiva:
 A sí mismo, a su prójimo hambriento, y a mí."

"Visión de Sir Launfal", por Lowell, James Russell (1819-1891)

Fórmula Espiritual Sumamente Poderosa

  "Padre Nuestro que estás en el Cielo", es la fórmula y contraseña que Cristo nos da, para ascender y orar ante el Trono de la Gracia, o Lugar Santísimo; donde se producen los milagros que recibimos en la Tierra.

Y si Cristo la da, quienes la adulteran, aún con la idea de "mejorarla", la INVALIDAN.

Después, en la oración Padre Nuestro, Cristo nos da 7 elevadas fórmulas espirituales para nuestro beneficio espiritual, emocional, mental, y corporal.


Y quienes adulteran estas fórmulas aún para "mejorarlas", también las INVALIDAN.


  * * * * * * *
Padre Nuestro que estás en el Cielo.
Santificado sea Tu Nombre.
Venga a nosotros Tu Reino.
Hágase Tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo.

El pan nuestro de cada día dánoslo hoy.
Perdónanos nuestras deudas, así como
nosotros perdonamos a nuestras deudores.
No nos dejes caer en la tentación.
Y líbranos del mal.
 * * * * * * *

¿Quiénes Pertenecen a TRF?

Pertenecen a The Rosicrucian Fellowship las personas que viven la Enseñanza Rx.; porque somos absolutamente cristianos, y el Cristianismo es así.

Nuestra Fraternidad es de naturaleza espiritual, y por tanto su beneficio a la humanidad lo realiza desde el plano espiritual. Sin embargo en el mundo tiene la Sede Central, en Oceanside, California.

Por supuesto, conviene estar afilado en la Sede, aunque esto no es ni urgente, ni indispensable. Reiteramos que pertenecen a The Rosicrucian Fellowship las personas viven la Enseñanza Rx.; y conviene recordar que el fundador, Max Heindel, destacó muchas veces su recomendación de evitar los métodos y ejercicios de escuelas esotéricas no cristianas.

Esto porque, aunque sean buenas, tienen otra tonalidad espiritual y mezclar actividades espirituales de diferente naturaleza produce distorsión, desequilibrio y hasta perturbaciones; tanto corporales como mentales y espirituales.

A las personas que deseen conocer más sobre nuestra Fraternidad, les sugerimos examinar el  website de TRF 
Y por ejemplo, en la sección de "Libros de Max Heindel" ver: "Cristianismo Rosacruz" o "Filosofía Rosacruz en Preguntas y Respuestas".
Fraternalmente.

Emblema Rosacruz


The Rosicrucian Fellowship,
apresura la Liberación de Cristo 

  

Emblema Rosacruz

 
Los símbolos divinos que han sido dados a la humanidad de tiempo en tiempo, hablan a ese tribunal de la verdad que está dentro de nuestros corazones y despiertan nuestra conciencia a ideas divinas completamente más allá de las palabras.  Por lo tanto, el simbolismo que ha jugado una parte tan importante en nuestra evolución pasada, es todavía una necesidad primordial para nuestro desarrollo espiritual; de aquí la conveniencia de estudiarlo con nuestros intelectos y nuestros corazones". (Max Heindel).

El Emblema de la Fraternidad Rosacruz es uno de esos divinos símbolos.  Desde el tiempo de Cristo la verdadera Escuela de Misterios Occidental (La de los Rosacruces) ha tenido como emblema las rosas rojas (emblemáticas de la purificación de la naturaleza de deseo) sobre la cruz (materialidad), la estrella dorada de cinco puntas (mostrando que el Cristo nace dentro del discípulo e irradia desde las cinco puntas que representan la cabeza y los cuatro miembros del cuerpo) y el fondo azul (emblemático del Padre).

Pero hubo un tiempo en el que no teníamos esta condición, una época en la cual el triple Espíritu flotaba sobre sus vehículos y estaba incapacitado para entrar en ellos.  Entonces la cruz se levantaba sola, sin una sola rosa, simbolizando la condición que prevalecía en el primer tercio de Atlantis.  Hubo aún un tiempo en el que faltó el madero, superior de la cruz y la construcción del hombre fue representada por la letra Tau (T).  Eso fue en la época Lemúrica, cuando teníamos únicamente los cuerpos denso, vital y de deseos.  Los colores representan a Dios en manifestación: unión en la trinidad.  Entonces la naturaleza animal era dominante.  El hombre seguía el deseo sin reservas.

En una época todavía más primitiva, en le Época Hiperbórea, él carecía del cuerpo de deseos y poseía únicamente los cuerpos denso y vital.  El hombre en formación era como las plantas, casto y sin deseos, en ese tiempo su constitución no podía  haber sido representada por medio de una cruz.  Fue simbolizada por una vara recta, un pilar (I).

Contemplando el Emblema tal como es hoy, notamos que el madero inferior de la cruz (que simboliza la materia), indica la planta con su raíz en suelo químico-mineral.  Los Espíritus-Grupos de las plantas están en el centro de la tierra, en la región del Pensamiento Concreto.  De esos Espíritus-Grupo emanan corrientes en todas direcciones hacia la periferia de la Tierra, pasando hacia afuera a lo largo de la planta o árbol.

El madero superior de la cruz representa al hombre; él es la planta invertida.  La planta toma su alimento a través de la raíz; el hombre lo toma a través de la cabeza.  La planta está sostenida por las corrientes espirituales de los Espíritus-Grupo en el centro de la tierra, que penetran en ella por vía de la raíz.  La más elevada influencia espiritual viene al hombre desde el sol, el cual envía sus rayos a través del hombre de la cabeza a los pies.  La planta inhala el venenoso bióxido de carbono exhalado por el hombre y exhala el vivificante oxígeno usado por él. 

El animal simbolizado por el madero horizontal de la cruz está entre la planta y el hombre. Su espina dorsal está en posición horizontal y a través de ella pasan las corrientes del Espíritu-Grupo animal de la especie correspondiente, las cuales circundan la tierra.

El reino mineral no está representado porque no tiene cuerpo individual y de aquí que no pueda  ser el vehículo de corrientes pertenecientes a los reinos superiores.

Con e tiempo la presente forma pasional de generación sería de nuevo reemplazada por un método puro y más eficiente que el actual, y eso también está simbolizado en la Rosa Cruz, en donde la rosa está colocada en el centro, entre los cuatro brazos.  El madero largo representa el cuerpo; los dos horizontales los dos brazos y el madero corto superior la cabeza.  En el lugar de la laringe está la rosa.

Son siete rosas que adornan nuestro Emblema y la estrella radiante de cinco puntas que está detrás de él, son emblemáticas de las doce Grandes Jerarquías Creadoras que han ayudado al espíritu humano evolucionante a través de condiciones previas como mineral, planta y animal, cuando estaba desprovisto de conciencia y era incapaz de cuidar de sí mismo en el más leve grado.  De estas doce huestes de Grandes Seres, tres clases trabajaron sobre y con el hombre de su propia voluntad y sin ninguna obligación.  Estas están simbolizadas por las tres puntas de la estrella que se dirigen hacia arriba y los costados. Dos más de las Grandes Jerarquías están a punto de liberarse y están representadas por las dos puntas de la estrella que irradian hacia abajo desde el centro.

Las siete rosas revelan el hecho de que hay todavía siete Grandes Jerarquías Creadoras activas en el desarrollo de los seres que están evolucionando sobre la Tierra y como todas estas, varias clases no son sino partes del único Gran Todo que llamamos Dios, todo el Emblema es un símbolo de Dios en manifestación.

El color rojo de las rosas de la guirnalda representa la tierna vida evolucionante que sube a más grandes alturas, indica las actividades del Espíritu Santo de Dios en la Naturaleza.  La analogía humana es el misterio de la sangre purificada.  La sangre es el vehículo del control egóico del cuerpo físico. El Ego controla el cuerpo por medio del calor de la sangre.  En el proceso del recto vivir, las vibraciones de la sangre son elevadas armoniosamente, la sangre purificada de animalismo y convertida en el tipo de la Sangre de Cristo.  Ese es uno de los procesos del Cristo en nosotros.  Una de las evidencias de esta condición es que el cuerpo se hace un instrumento más sensitivo y obediente del Espíritu.  El veneno de la mordedura de una venenosa serpiente puede ser vencido y eliminado por medio del fuego puro de la sangre de elevadas vibraciones, como se afirma en la Biblia.

Las siete rosas rojas pueden también en cierto sentido ser correlacionadas con las glándulas endócrinas, íntimamente conectadas con el desarrollo oculto de la humanidad.  Cuatro de éstas están relacionadas con la personalidad: la glándula timo, regida por Venus; el bazo, regido por Júpiter. El cuerpo pituitario, regido por Urano y la glándula pineal, regida por Neptuno, están particularmente correlacionadas con el lado espiritual de nuestra naturaleza y la tiroides regida por Mercurio, forma el eslabón entre las dos.

Como aspirantes espirituales recibimos de nuestro Emblema el alto ideal de hacer que las rosas sobre nuestra cruz broten y florezcan, esto es, desarrollar los latentes del triple Espíritu por medio de las activas experiencias aquí en el mundo material.  El triple Espíritu, por medio de la mente gobierna un cuerpo triple, el cual emana de sí mismo para obtener experiencia.  Este triple cuerpo es trasmutado por el Espíritu en una triple alma de la cual se nutre a sí mismo desde la impotencia a la omnipotencia.

Deben cultivarse ciertas facultades específicas si se quiere adquirir el desarrollo espiritual.  Una de éstas es el discernimiento, facultad mediante la cual distinguimos lo no importante y lo no esencial de lo importante y esencial, aprendiendo así que somos espíritus y que nuestros cuerpos son sólo lugares temporales de morada, instrumentos para usarse.  El discernimiento genera el alma intelectual y da al hombre su primer impulso hacia la vida superior.

La observación es otra facultad importante.  El uso de los sentidos para obtener información con relación a los fenómenos que suceden a nuestro alrededor.  La observación y la acción recta con relación a los impulsos externos genera el Alma Consciente.

La devoción a elevados ideales es también necesaria porque actúa como un freno sobre los instintos animales y desarrolla el Alma Emocional.

Siguiendo el sendero revelado a nosotros por nuestro Emblema, desarrollamos los poderes de Dios Mismo, nos hacemos capaces de hacer las cosas indicadas por Cristo Jesús cuando dijo: "El que en mi cree, las obras que yo hago también él las hará y mayores que éstas hará" (Juan 14-12.  Entre los poderes que él poseía como lo sabemos por sus obras estaban la clarividencia, la profecía, la enseñanza, la curación, el lanzamiento de los demonios y el control de los elementos.  Todos estos poderes pueden ser nuestros también cuando vivamos de tal manera que hagamos que las rosas florezcan sobre nuestra cruz.

El alfa y el omega de nuestra aspiración espiritual sobre el Sendero del Logro, se puede decir que están simbolizados por las rosa blanca que usamos en nuestro Servicio de Curación.  Simboliza el corazón del Auxiliar Invisible, purificado, inofensivo y libre de todos los deseos personales.  En nuestra lucha diaria para conformar nuestras vidas al Plan Divino, estamos construyendo el cuerpo-alma, el cuerpo de luz en el cual funcionaremos como auxiliares invisibles.

Meditemos a menudo sobre nuestro Emblema, elevando nuestra consciencia en la contemplación de los elevados ideales puestos ante nosotros en este símbolo.  Entonces el tribunal de la Verdad se establecerá dentro de nosotros y día tras día desarrollaremos la conciencia de la grandeza del plan de Dios y de su amor por nosotros.

"Yo soy la puerta, el que por mí entrare, será salvo y entrará y saldrá y hallará pastos"
(Juan 10:9)
 
 

Más leídas

Buscar en este blog

Cargando...